El Karate en la edad adulta: ¿por qué deberías practicarlo?

Practica Karate Adulto

¿Has oído alguna vez que el karate solo es para jóvenes y adolescentes? Pues hoy te vamos a demostrar que se trata de uno de los mitos del karate más frecuentes. 

En el karate cabe todo el mundo. Desde los más jóvenes hasta los más adultos pueden aprender de este arte marcial. En ocasiones, es necesario romper con la monotonía y aventurarse en experiencias nuevas. Practicar karate puede ser una excelente manera de liberar la mente, dejar atrás las preocupaciones por un tiempo y sumergirse en el aprendizaje de una nueva disciplinas.

Y, aunque seas adulto, tú también puedes hacer karate y hoy descubrirás por qué. 

Lo más importante que ofrece el karate, para mí, es una filosofía de vida. La filosofía del Karate es el respeto y la disciplina. Dar el cien por ciento de todo lo que haga, en cada actividad.

Lyoto Machida

El Karate mejora la capacidad cardiovascular y la circulación

A medida que envejecemos, es común que las venas pierdan elasticidad y que el sistema circulatorio se vea afectado. Sin embargo, la actividad física, como la que implica el karate, puede contrarrestar estos efectos negativos.

  • La práctica del karate involucra movimientos rápidos y constantes que aumentan la frecuencia cardíaca, mejorando la capacidad cardiovascular al fortalecer el corazón y los vasos sanguíneos.
  • Las clases de karate suelen incluir sesiones intensas de entrenamiento aeróbico, como patadas, golpes y movimientos rápidos, que favorecen la resistencia cardiovascular a largo plazo.
 

Además, los movimientos dinámicos y los ejercicios de flexibilidad estimulan la circulación sanguínea, ayudando a mantener la elasticidad vascular y retrasar el envejecimiento cardiovascular.

Otros de sus beneficios son:

¿Cuáles son los beneficios del karate en adultos?

Beneficios mentales de practicar karate:

El arte marcial del karate no solo es una destreza física, sino también un vehículo poderoso para el desarrollo mental y emocional. Al sumergirse en la práctica de esta disciplina milenaria, los practicantes cosechan una serie de beneficios que van más allá de las habilidades dentro del dojo.

Reducción del estrés

El día a día puede ser abrumador y el estrés se ha convertido en una constante en la rutina diaria. La práctica regular del karate ofrece un escape controlado para liberar el estrés acumulado. La combinación de movimientos físicos, técnicas de respiración y concentración mental crea un espacio en el que los practicantes pueden dejar de lado las tensiones diarias y centrarse en el momento presente.

Mejora la concentración

El karate exige una atención extrema y concentración mental. Desde la ejecución precisa de movimientos hasta la anticipación de los movimientos del oponente, cada detalle cuenta. Esta intensa concentración no solo mejora las habilidades en el tatami, sino que también se traduce en una mayor capacidad para concentrarse en otras áreas de la vida cotidiana. Los beneficios de esta aguda concentración se expanden hacia la resolución de problemas, la toma de decisiones y la realización de tareas con mayor eficacia.

Aumento de la confianza en uno mismo

 Superar obstáculos, aprender nuevas habilidades y perfeccionar técnicas construye gradualmente la confianza en sí mismos. Esta confianza no se limita al dojo; se filtra en otros aspectos de la vida, permitiendo a los practicantes abordar situaciones con una seguridad renovada. 

El karate se convierte así en una herramienta poderosa para construir una autoimagen positiva y afrontar desafíos con una actitud resiliente.

En el karate se forma una nueva familia

Las clases de karate son mucho más que una serie de movimientos coordinados. Son encuentros sociales que abren la puerta a nuevas amistades y conexiones significativas. En el dojo, los practicantes comparten un viaje común, creando un ambiente propicio para conocer a personas con intereses similares. 

Pertenecer a un dojo o club de karate trasciende la noción de simplemente asistir a clases. Se convierte en la adopción de una comunidad que comparte metas comunes y apoya el crecimiento mutuo. Este sentido de comunidad no solo se traduce en el intercambio de conocimientos de karate, sino que también se extiende a un apoyo mutuo en los desafíos y triunfos en el día a día. 

Si estás buscando un club de karate en Santa Pola, Kyomu es lo que estás buscando. ¿Quieres formar parte de la familia de dragones? ¡Te esperamos!